Páginas

jueves, 21 de abril de 2011

Contigo volvieron las palabras,
Las broncas del papel,
Las tintas añejadas, el olor a café.
Volvieron los septiembres, el anís,
Los sabores esenciales del té,
Las emociones en suspenso,
Los silencios inconclusos,
Las cuatro estaciones, mi fe.

viernes, 8 de abril de 2011

Silencio

Yo digo que a veces se acaban las palabras, y es una contradicción que lastima profundamente a quienes amamos las letras, la magia de un márgen, el vértigo del renglón. Pero hay un momento para las emociones. Hay momentos para no escribir, creo que son los momentos de recogimiento en los que nos llenamos de sentimientos para luego... Luego volcarlos impunemente cambiando nombres, probando suerte, distrayendo a quienes leen como si fueran futiles enemigos al acecho de la privacidad y de la fibra íntima que nos llena de vitalidad a quienes amamos escribir.
También pienso que ante la inmensidad de un sentimiento, de una emoción y hasta incluso de un estado de ánimo, no hay peor pecado ni peor crímen que el de la palabra, o el de un silencio de puntos suspensivos. No hay poemas, ni sonetos para esos momentos íntimos, tan singulares e individualmente íntimos. Y ya no importa quién lo genera, porque es mío ese momento, porque esa sensación me recorre a mí y ni siquiera un "gracias" se puede rendir ante la vitalidad de una emoción que nos despierta y nos devuelve a la vida de entre las palabras en ruina, hechas un montón de letras que no pueden mas que yacer como escombros...
No te voy a decir "gracias", voy a pedirte que me mantengas en este placentero silencio lleno de emociones.

viernes, 27 de agosto de 2010

Musiqueando...

video

martes, 10 de agosto de 2010

"El espejo" de Carolina Vaccarezza (cuentista invitada)

Llamó mi editora, bien temprano. No me daba más tiempo, necesitaba cerrar el lunes sí o sí la edición de una recopilación de cuentos que supuestamente se venderían como pan caliente (al menos eso dijo para convencerme, los cuentos no son lo mío).

viernes, 6 de agosto de 2010

Ensayo sobre la “Manipulación”: vicios de inmadurez y el amor comercial.


 Fuertemente atraído por el deseo de desentrañar qué sucede en la cabeza de un manipulador, en estos días me puse a investigar el tema cual periodista desvelado. Este no es un texto referencial terapéutico ni material de estudio, sino que

domingo, 1 de agosto de 2010

Salió a la venta "Tintas del Davo"

YA PODÉS COMPRARLO HACIENDO

miércoles, 28 de julio de 2010

Hoy desde las 13 hs. estoy en FM La Boca 90.1 presentando "Tintas del Davo"

jueves, 15 de julio de 2010

Tintas del Davo


“Y el día llegó
en el que el deseo de permanecer igual,
fue mas doloroso que el riesgo de evolucionar…”

Esta frase tuvo mucho que ver con este sueño cumplido. Hace unos treinta años, empecé a coser hojas de cuaderno soñando un libro que en la tapa llevara mi nombre. Entre ese ayer lejano y este hoy latente y predispuesto pasaron muchas cosas. Hubo gente con la mano tendida, hubo perdidas que se convirtieron en aprendizaje, hubo dolores propios y ajenos, pero hubo fundamentalmente un aprendizaje traducido en emociones y sentimientos que me han llevado a reencontrarme con ese niño que se sentaba debajo de la ventana a escribir lo que le sucedía en su interior, a mostrar secretamente su visión de mundo, sus angustias, sus ansiedades, sus miedos y alegrías.

Creo que caminar hacia los sueños tiene que ver con aferrarse al presente para colmarlo de realidades, realidades que construyan un sueño infatigable que no sea un fin determinado, sino que sea un transitar hacia aquello que nos estremece el corazón como lo es para mí tener este, mi primer libro.

Y es un día en el que el pasado se tiñe de presente, las nostalgias de alegrías y el futuro de más sueños, de más, siempre más. Me siento un héroe, porque sí, porque me merezco sentirme así; porque no es fácil, nada lo es. Tuve coraje, me caí y me levanté y elegí a la gente indicada como compañeros de este viaje, gente que me amó quizá sin amarme y que confió quizá sin motivos. Se tendieron manos, el destino seguramente también habrá hecho lo suyo, y Dios, mi Dios, un Dios agnóstico pero caritativo, benévolo con las putas y los putos, habrá visto una pizca de merecimiento entre tantos errores, marchas y contramarchas.

Y esa frase… Esa frase que cuestionó absolutamente todo lo que creía hasta el momento que la leí por primera vez… Permanecer igual era doloroso, entonces corrí el riesgo de evolucionar, porque el dolor es un callejón sin salida, oscuro; un callejón del que sólo se sale avanzando, “evolucionando” para llegar a este hoy que me ha convertido en escritor. Así que a soñar grande, que los sueños no encogen.

A mis amigos, gracias. A mis enemigos, perdón.


Nota: estoy completo.

lunes, 7 de junio de 2010

Me gustan las mujeres


Cerré la puerta y me apoyé en ella. Me quedé mirando el techo, nada en particular, pero tenía esa necesidad de fijar la vista en algún lugar y proyectar ahí las imágenes que mi cabeza disparaba.

sábado, 5 de junio de 2010

Queriendo volver a empezar

Las vísperas de mañana,
esta noche temprano se anunciarán.
El domingo se llenará de ansiedades,
porque para amarnos no nos
alcanzará sólo amar.
Será mejor pedirte que no me esperes,
rogarte que no me hagas regresar,
para no seguir huyendo de todos lados,
corriendo siempre hacia algún lugar,
sabiendo que no encontraré la puerta
por la cual quisiera escapar.
Y nuestro lunes maldito, tan condenado,
tan gris y agobiado, tan caprichoso,
tardará mucho en llegar.
Mas cuando llegue tardío, cansado,
con su atardecer triste y pesado,
la esperanza habrá de retornar
y estaremos los dos soñando
para que el martes nos sorprenda
queriendo volver a empezar.

jueves, 8 de abril de 2010

Una carta

Me quedé pensando
que no hay carta mas triste
que la que nunca se ha de enviar;
porque sobran las palabras
que ya no te quieren hablar.

miércoles, 6 de enero de 2010

Lola

Esta madrugada empezó varias semanas atrás. Sé que suena raro, y quizá lo pueda explicar de otra manera. Lola es una mujer que me enloqueció; casi como todas las que pasaron por mi vida, aunque cada una, y a su tiempo, me ha movilizado más y más. 

jueves, 24 de diciembre de 2009

El Hombre Araña - Un cuento de Navidad

Ser un superhéroe no debe ser cosa fácil; es mas complicado que ser valiente y arriesgado, más bien es una cuestión de vocación y dentro de ella se encuentran los anteriores valores. Ese es el caso del Hombre Araña.

sábado, 12 de diciembre de 2009

El último día

Juan se puso a esperar. Sabía que más tarde o más temprano este día llegaría. Saber que la muerte es un paso inevitable en la vida, es un conocimiento vago que se aloja en nuestro inconciente casi como defendiéndonos del miedo, no se si es por miedo a la muerte, quizá es el miedo a vivir. Vivir es el compromiso más grande que tenemos con nosotros mismos.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Me fui

Me fui para que pudieras tener razón; para que sigas tu viaje viviendo la ilusión del amor que late desde la conciencia y que no encuentra el camino hacia el corazón.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Que se llama soledad

Me desperté y, sin ningún apuro, me levanté. Echaba de menos a Sofi. Pero mas allá de eso, las cosas estaban bien así, digamos que las cosas estaban en su lugar. El sábado brillaba con desparpajo primaveral y yo me sentía más joven que viejo.

martes, 15 de septiembre de 2009

Creer

Me desperté temprano, estaba ansioso. En realidad, estaba ansioso y además tenía miedo. Estaba ansioso, tenía miedo y estaba nervioso ¿si? A mi lado Laura seguía durmiendo, parecía sonreír. Me destapé despacio, como para no despertarla, y bajé un pie tanteando el piso, buscando las pantuflas. Sin hacer mucho ruido, salí de la habitación.

martes, 1 de septiembre de 2009

Conectados (crónica de la soledad)

Estaba sentado a la orilla del río. El sol caía tan pesado que sobre el agua formaba un espejo, chato, liso, perfecto. En el horizonte se veían unos barcos, pequeños, pero que en realidad eran inmensos, de esos que transportan grandes cantidades de pesados contenedores. Mas cerca, quizá a un par de kilómetros, había dos veleros.

martes, 25 de agosto de 2009

Descubrir

-¿A qué hora sale? –me preguntó Horacio.

-No sé, siempre dice que sale a las nueve y media.

Saqué un cigarrillo, pero Horacio me detuvo antes que lo encendiera.

-¿Qué hacés? No lo prendas, sino se ve adentro del auto ¿Nunca lo viste en las películas? –me dijo y la situación hasta parecía tener cierto peligro.

martes, 18 de agosto de 2009

El cumpleaños

Creo que por fin entiendo eso de que los astros se alinean y el Universo conspira. Sólo hay que estar dispuesto a cambiar. No soy un tipo precisamente trágico, pero sí parco (¿será trágico eso?). No sufro las ansiedades como las sufren otros, porque honestamente no espero nada de nadie ni estoy esperando que algo suceda.

viernes, 31 de julio de 2009

Me caso

Estoy sentado en la cama mirando a Lorena, son las ocho de la mañana y hoy me voy a casar con ella. Estoy enamorado. Por fin llegó el día, no se si hubiera aguantado mucho mas tiempo las ansiedades incontenibles de Lore.

martes, 7 de julio de 2009

Un tango para Grisel

Cuando Julia y Ricardo me avisaron que se casaban, inmediatamente pensé en Grisel. Puede que tenga nombre de tango pero sin duda su vida no lo fue. Solía explicar, como si hiciera falta alguna explicación, que ese nombre lo había elegido su papá porque había escuchado aquella canción la mañana en que ella nació.

lunes, 29 de junio de 2009

Jugar por jugar

Entramos a la habitación y ella fue directamente a sentarse en la cama. El cuarto se veía un tanto oscuro, y estaba iluminado de tal manera que todos los objetos hacían sombras alargadas y oscuras. Predominaba el marrón y el ocre en la decoración tanto en cortinas como en los empapelados, los muebles de madera en color roble.

miércoles, 24 de junio de 2009

Mar de Sombras

Mar de Sombras era un pueblo tranquilo hasta el episodio, aquella noche de agosto, en que el cuerpo de Doña Eugenia Burgos apareció sin vida. Era un poblado pequeño a orillas del mar, abandonado de la mano de Dios, donde el tiempo se había detenido como una maldición. Que el tiempo se detuviera significaba que nada sucedía, ni la muerte.

lunes, 8 de junio de 2009

Soy un pelotudo.

Sofi me había dejado y yo estaba en un estado de euforia que llamaba realmente la atención. No es que estaba tranquilo, sino que estaba contento, como que me hubiera sacado una gran responsabilidad de encima. ¿Estaba enamorado de Sofi? Decidí dejar ese tipo de reflexiones para otro momento, para mas adelante, no fuera cosa que descubriera el dolor en medio de este proceso de desapego.

lunes, 25 de mayo de 2009

Un encuentro causal.

El teléfono sonó.
-¡Hola! -contesté.
-¿Darío?
-Sí ¿Quién habla?
-Sofía, Dari… ¿Cómo estas? –Preguntó la voz de una mujer.
-¿Sofi? ¿Qué haces? ¿Cómo andás? –Pregunté sorprendido.

jueves, 2 de abril de 2009

Mi Natalia...

Los domingos a mi mamá le encanta hacer cosas en la casa, como por ejemplo, cambiar los malditos muebles de lugar, dice que eso mueve la energía. Es imposible dormir cuando empieza. ¿No entiende que soy joven? ¿Qué los sábados salgo a bailar y vuelvo de mañana? ¿Los padres, acaso no tuvieron juventud? ¿Que les pasa?

miércoles, 18 de marzo de 2009

Crisis

Ella me quiere y ese es un problema. Si no me quisiera también lo sería, pero de otro tipo. Lo que sucede es que no nos entienden a los hombres que cruzamos el umbral de la buena vida llegando así a los tan temidos, y por qué no prometedores, treinta años.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

En tu cama

La miré, dormía sobre la cama. El corazón se me estremecía con cada latido. Nunca había imaginado que el amor fuera así. Su cuerpo se veía tan perfecto que por un momento me atreví a pensar en la perfección de la creación Divina, que por supuesto no tenía nada que ver, quizá, con este momento de amor enceguecido, colmado de pasión.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Somos fieles

-Juan, te estoy hablando. Juan, no me das bola!
-¿Qué, que te pasa Sofi?
-Pasa que te estoy hablando y no me das pelota, eso pasa. Me rompe las bolas estar hablando al pedo.

jueves, 17 de abril de 2008

Mi inventario de amor

A pesar de que no quiero despedirme,
porque estoy recién llegado, voy a hacerlo;
sin balances, sólo te dejo un inventario de amor.